ZZ…“un anticatalogo de ideas en torno al arte NO convencional”…ZZ

27.1.11

MICROCRITICAS


MICROCRITICAS
Frunobulax

Mi nombre es Frunobulax,
y soy El Gigantesco Perrito Piloto.
Es todo lo que debes saber sobre mí­.
Si te contara algo más, después tendrí­a que matarte.


El sábado noche me encontré, sobre el capó de un coche, una foto carné de un panchito muy graciosa, un ecuatoriano gordito de pelo cenicero

Nos hizo muchísima gracia a los que estábamos ahí, tanto que discutimos por quién se la quedaba. Me adelanté, la guardé y la tengo aquí.

He puesto la foto del ecuatoriano anónimo encima de una estantería, en un marquito.


Y ahora sueño con encontrarle y conocerle.

El ecuatoriano me mira, con su media sonrisa, me ha dado un motivo para vivir: tengo la esperanza de cruzarme con él alguna vez.

Que alguna cabriola de destino nos una, que los astros se alinéen para que coincidamos en algún rincón del sector servicios, y abrazarnos.

Es el ecuatoriano de mis sueños.


Es guapo, cuando se le mira un buen rato.

Es como Ricky Martin recenado.




Una flor para un vampiro
(Col. Punto rojo, nº 550)

Entre los cazadores de bolsilibros circulan varias leyendas que aportan un aura de romanticismo a esta afición: novelas escritas con seudónimo por importantes personalidades, novelas prohibidas, portadas que se mearon en la censura… Y una de las más interesantes, la de los crossovers bizarros. Encabezan la búsqueda noveluchas que casi nadie ha visto, que podríamos archivar en el género de western paranormal como “Rancho Drácula” o “El terror en la noche”. Este que hoy traigo sería un ejemplo menor, pero bastante interesante: una historia policíaca con vampiros. Y es un pasote. La historia transcurre en San Francisco, cuando al apuesto boxeador aficionado J.C. le pide ayuda la policía para resolver una serie de asesinatos que están teniendo lugar en una comuna de sucios y drogotas hippies liderada por la misteriosa Sandra Rose, que rivalizan en violencia con los de la Familia Manson. Con ayuda de la sargento Abigail Bryan, J.C. descubrirá que la comuna forma parte de una organización de tráfico de drogas, y que las jóvenes asesinadas tienen en común una punzada en la yugular y la total ausencia de sangre. Un carrusel de drogas, persecuciones, violencia, orgías de hippies y vampiros que no son tales… (ver comentarios).




Las formas sexuales
(Col. Época)

A juzgar por el depósito legal, este librito apareció en los quioscos el mismo año de 1975, nada más diñarla el enano de Ferrol: probablemente uno de los primeros artefactos en papel repletos de tetas que se podían adquirir al sur de Perpignan. El librito viene firmado por un tal Joachim Natzcher, eminente sexólogo alemán; pero que el nombre del traductor sea Joaquín Muñoz Galán me hace sospechar que aquí no había traducción, ni sexólogo, ni alemán, ni nada. La lectura nos sacará de dudas. Cito la contra: “Las formas sexuales es uno de los libros más documentados que se han escrito sobre las relaciones amorosas, describiéndose, con gran detalle científico, cómo se comporta el hombre y la mujer frente al amor, y su forma de practicarlo en los diferentes países del mundo”. En definitiva, un montón de letras picantes sobre guarrerías por orden de culturas y razas, como excusa para que, cada 10 páginas, cuelen una foto a todo color de una nórdica en porretas. Y sin sostén dibujado a boli, como en la portada; si acaso alguna braga, por si acaso. Si viérais las fotos, os faltaría tiempo para ponerlas en vuestros tumblrs. Como en la microcrítica anterior, esto es más o menos lo mismo que “Mondo Freudo” pero por escrito.



Hombre XXI
(Col. Espacio, nº 357)

Ríete tú del “Efecto 2000″: la madrugada del 31 de diciembre de 2000, justo en la medianoche, nació en París un niño aparentemente normal, que sin embargo, cuando tenía unos pocos segundos de vida, habló. Pidió que le fuera suministrado un complejo cóctel de vitaminas y proteínas, y negóse a ser examinado, o a dar cualquier tipo de explicación. “Pues soy un niño, ¿es que no lo ven?”, decía. Ahí estaban los periodistas del Paris Monde Albert Baraz y Nicolle Servais para dar fe, y corrieron en cuanto amaneció a contarlo en la redacción. Sin embargo, allí la noticia no sorprendía a nadie: el propio nieto del director del periódico había nacido parlante. En pocas días, toda la humanidad es consciente de que han nacido en Occidente 13.812 niños varones que hablan, caminan a las pocas horas y hacen muchas peticiones a los humanos. Principalmente, que sean juntados todos en una isla italiana llamada Pantelleria. Amenazando con destruirles a todos si no lo hacen, y ofreciendo a cambio la solución a los grandes males de la Tierra, como el cáncer o la guerra. El descubrimiento de un chimpancé que escribe, con una minúscula larva injertada en el cerebro (que resultará ser una neurona extraterrestre), demostrará que todos los niños comparten un solo cerebro, que maquina un plan de aniquilación mundial.



Indiana James: Duende sobre aguas turbulentas
(Col. Grandes Aventuras, nº 41)

“Nueva York en verano es un infierno. El calor húmedo y pegajoso te entra por la boca, por los oídos, por las narices, por el…”. Así comienza (puntos suspensivos incluídos) este episodio de las aventuras de Indiana James, la franquicia alegal que se sacaron de la manga los de Astri en esta cole tan simpática que incluía otros personajes que ya hemos visto (como Ranko o Cocodrilo Dandi y otros que ya conoceremos). Copio el párrafo, aparte de por el chistecito (la novela está llena de chistecitos por todas partes) porque el comienzo de la aventura me gustó mucho, con una mañana calurosa y un Indiana tranquilamente en casa espiando a la vecina con unos prismáticos, que remite totalmente a la maravillosa y calurosa “La ventana indiscreta”. Pronto comenzará la acción e Indiana tendrá que salir huyendo, y para ello acepta un trabajo (?) como farista en una isla lejana, un faro que ha tenido sucesivos cuidadores que han salido escarmentados. Por lo visto el lugar está sometido a una maldición sobrenatural. Sin embargo, la cosa se desinfla durante toda la segunda parte, que consiste en una inacabable persecución en barca la primera noche de guardia, y un desenlace trampa que me ha dejado frío, helado, como esa brisa siberiana que te entra por el… ¡culo!





¡Ranko!
(Col. Grandes Aventuras, nº 47)

El Presidente de los EEUU está secuestrado en un búnker secreto, oculto en una inmensa propiedad secreta repleta de soldados secretos armados hasta los dientes. Está siendo torturado por el comandante del ejército Nehemiah Siodmak, un traidor a la patria con planes de conquista mundial. Jerry Ranko se infiltra silbando entre las miríadas de soldados, llega hasta donde está el Presi en pelotas, ensangrentado y colgando del techo, elimina a todos sus captores y escapa con el Líder del Mundo Libre al hombro. A Ranko le da igual que el cadáver de Siodmak no haya sido encontrado, porque por fin es viernes y empienza su fin de semana… Pues no, porque resulta que en el emirato de Kumán, en pleno Golfo Pérsico, acaban de ser secuestrados ahora 3 científicos rusos y 3 americanos, para llevar a la fuerza el macabro plan de fabricar docenas de barriles de un combustible nuevo al que unos llaman “gas” y otros “vodka”, un éter capaz de envenenar a todo un país con solo una gota. Ranko viajará a Kumán disfrazado de vendedor de alfombras, conocerá a la despampanante soldado nudista Vania Dubronski, y juntos desbaratarán el megalómano plan de, quién si no, el fugado Siodmak. Otro hit palomitero de Andy Sidaris Michael Bay Curtis Garland

No hay comentarios:

Publicar un comentario