ZZ…“un anticatalogo de ideas en torno al arte NO convencional”…ZZ

27.1.11

EL AMIGO FRANCES

EL AMIGO FRANCES
Henrique Lazo

Hay personas que no les gusta sacar conclusiones y prefieren que otros tomen las decisiones por ellos. Los miembros de las cúpulas de las diferentes religiones lo saben perfectamente al igual que en las alturas del poder político. Nada mas atractivo para los líderes que esas masas maleables que se dirigen dócilmente con cualquier grito. Como aquella famosa frase de una agencia de publicidad: “permítanos pensar por usted”.

Pero una cosa, es el asesoramiento para escoger un producto en la vitrina de las compras, y otra, cuando las decisiones determinan el curso de las naciones. A la hora de conformar un consenso, las proposiciones vienen de todos lados. José Martí, en una consideración sobre economía, señala que “el pueblo que quiera morir venda a un solo pueblo y el pueblo que quiera ser libre sea libre en negocios”.

Además del texto económico, la frase del pensador cubano, es un llamado al ejercicio de la libertad. Se es libre cuando se tiene la cultura y la intención de ejercer ese derecho. Es una sensación y una acción. La potestad de analizar una información y de cotejarla con la mayor cantidad de fuentes posibles. El privilegio de poder decidir por convicción propia. La independencia de actuar, hablar y de pensar.

¿Por qué los individuos obedecen leyes que son injustas? Étienne de La Boétie, produjo uno de los textos fundamentales en la reflexión sobre la libertad. Su inquietud esencial era desentrañar el porqué los hombres se someten a los tiranos. El discurso fue escrito por La Boétie cuando tenía apenas 18 años y era un estudiante de abogacía en la Universidad de Orleáns.

La posición de La Boétie, en pleno siglo XVI, es un antecedente del gesto liberador de la ilustración y del Contrato Social de Rousseau. Para La Boétie, la obediencia colectiva de la sociedad se origina en un vicio que él denomina la “servidumbre voluntaria". Este manifiesto deslumbró a su amigo, el ensayista Michel de Montaigne, quien preservó este escrito para las futuras generaciones, como una melodía de Mozart o un poema de Shakespeare.

No hay comentarios:

Publicar un comentario