ZZ…“un anticatalogo de ideas en torno al arte NO convencional”…ZZ

30.1.11

UN TSUNAMI LLAMADO 2.0

UN TSUNAMI LLAMADO 2.0
Sumito Estévez

Es difícil creer que apenas hace una década teclear www raras veces implicaba algo más que fisgonear la tarjeta de presentación de alguien o de alguna empresa. La interrelación entre usuario y administrador se limitaba a un pequeño “Contáctenos” resaltado en azul que nos permitía establecer comunicación mediante correo electrónico y el “futuro” iban a ser las comunicaciones BB (Comercio-Comercio, por sus siglas en inglés); pero la organicidad natural de las cosas que crecen en colectivo llevó rápidamente al nacimiento de diarios en Internet conocidos como Blogs en donde el lector podía dejar comentarios con sus propias opiniones sobre lo leído (de hecho el formato se ha mantenido en casi todos los portales digitales de noticias), una vez que fuesen aprobados por el administrador de la página de acuerdo a sus políticas internas. Los comentarios en páginas funcionaban a modo de foro que reflejaban la opinión colectiva, pero de manera sesgada debido a que el administrador tenía la potestad de no publicar comentarios incómodos.

El atisbo de interactividad mostró sus dientes con tres formatos en donde, aunque monitoreando de acuerdo a políticas para aprobar información y respetando reglas, el contenido es producido y editado casi en su totalidad por los mismos usuarios. Nos referimos a Facebook (interacción de personas en redes), YouTube (para compartir archivos gráficos y videos) y ese logro colectivo fabuloso que es la enciclopedia Wikipedia. Es justamente este tipo de comunicación, en donde la información a disposición de cualquiera es generada por el colectivo que teclea www, la que hoy se conoce como web 2.0.

Salvo que una sociedad esté sometida a los designios venáticos de un troglodita, una vez que saborea las mieles libertarias, rara vez desea retroceder. No bastaba con poder “cargar” información y compartirla, el siguiente paso era hacerlo sin que nadie decidiera antes la pertinencia de publicar. Nació Twitter (y recientemente Quora) que a modo de torbellino 2.0 voló buena parte de los códigos modernos de comunicación, al punto de tener a la humanidad descolocada en cuanto a los mecanismo legales y sociales para controlar semejante libertinaje. Por el momento la forma de comunicación 2.0 es una sonora torre de Babel con lenguaje común en donde cada quien escribe lo que quiere, en donde la información aparece con velocidad superior a la capacidad de entendimiento y síntesis y en donde debemos acostumbrarnos a escuchar insultos y loas por igual, sin que esté en nuestras manos mirar a otro lado o taparnos los oído. ¿Se imaginan, por ejemplo, una conferencia en donde tanto el conferencista como usted pudiesen también saber lo que está pensando al respecto en ese instante cada uno de los oyentes? Eso es Twitter.

Asustan y embriagan las consecuencias que traerá para nuestra civilización el concepto 2.0 de comunicación. En todo caso está allí, aparentemente llegó para quedarse y en el caso del negocio que me atañe en lo cotidiano, está cambiando con velocidad vertiginosa las políticas de mercadeo y funcionamiento de las operaciones de servicio.


II

El dueño del restaurante detiene por dos segundos al mesonero que camina apurado hacia una sala atestada, asiente satisfecho al ver el plato en la bandeja y le permite proseguir camino. Diez minutos después observa como la comensal de la mesa 16 deja los cubiertos sobre el plato a medio comer y comienza un frenético movimiento de pulgares sobre el minúsculo teclado de su teléfono inteligente. Diez segundos después el aprensivo dueño oye el temido sonido de su propio celular que le avisa un nuevo mensaje de Twitter. En su pantalla lee “Un poco lenta la atención y algo antipático el dueño de @restaurante El plato no está igual que la semana pasada. Todavía lo recomiendo”… 135 caracteres de 140 permitidos han sido suficientes para generar un feedback instantáneo y disparar de manera casi inmediata las alarmas más temidas de un restaurante: Servicio lento, atención grosera e inconsistencia en la propuesta gastronómica. Quizás quien escribió este “Twitt” no está siendo objetiva o quizás es seguida por pocos, pero puedo asegurarles que su mensaje hará que inmediatamente el dueño le sonría y le diga al mesonero “pendiente con la mesa 16”… han cambiado las reglas del juego.

La gran crítica a esta ansiedad adicional, a lo que de por si ya es un negocio complejo, es que estamos cayendo en la dictadura inmediatista de críticos gastronómicos carentes de conocimiento técnico para hacerlo. Personalmente no estoy de acuerdo. El gran crítico de una operación de servicio debe ser el servido y finalmente la evolución de nuestras formas históricas de comunicación le ha dado una voz. Dueños de restaurantes, preparémonos. Nos llegó el Tsunami 2.0.



Y AHORA A COCINAR

Para mi es mas que un honor poder compartir con ustedes algunas de las recetas que he publicado, saber que logro entrar de manera cotidiana a sus cocinas constituye uno de mis mayores placeres.
Usen mis recetas a discreción, ¡pero sobre todo cocínenlas!

¡Y si tienen alguna duda, no duden en escribir para pedir auxilio!


ESTOFADO DE POLLO CON CURRY
Para 4 personas

INGREDIENTES:

1 pollo deshuesado, sin la piel y cortado en cubos grandes.
8 cdas. de mantequilla.
2 tazas de cebolla picadita, 3 cebollas aproximadamente.
1/2 taza de jengibre picadito.
1 cda. de semillas de cilantro, trituradas groseramente.
3 cdas. de curry.
1 “pod” de cardamomo.
1/2 lt. de yoghurt sin azúcar.
1 taza de agua.
1 hoja de laurel.
Sal.

PREPARACION:

Marchitar por 15 minutos la cebolla y el jengibre en la mantequilla, agregar el curry, semillas de cilantro y cardamomo y sofreír por cinco minutos mas, con el fin de obtener los aromas de la cúrcuma en el curry.

Agregar el resto de los ingredientes, bajar el fuego y estofar por 1/2 hora o hasta que el pollo esté cocido y blando.

Servir con arroz una vez desengrasado.

PEE WEE HERMAN REGRESA


PEE WEE HERMAN REGRESA


Pee-Wee Herman es uno de esos extraños personajes que aparecieron primero en el así llamado circuito off de principios de los ochenta para luego saltar intempestivamente a la fama gracias al filme de 1985 “Pee-Wee´s Big Adventure”, trabajo que marcó el debut de nuestro querido Tim Burton. Las novedades que tenemos con respecto a este entrañable sujeto —- alguien que se me ocurre vincular con otro héroe de los adultos que terminó luego en ídolo de los chicos, Ed Grimnley, aparecido en Saturday Night Live con la interpretación del genio de Martin Short: son muy parecidos, ¿no? —- es que podría volver a la gran pantalla de la mano productora de Judd Apatow.


El guión se encontraría aún en la etapa de desarrollo de la mano de Paul Reubens, el actor que personificó y creo a Pee-Wee, y Paul Rust. Apatow producirá la película con su propia empresa, aunque, por el momento, no se hará cargo de la dirección. La compañía interesada en el proyecto es nada más ni nada menos que la propia Universal.



Según las palabras del propio Apatow:

“Enfrentémonos con el hecho de que el mundo necesita a Pee-Wee Herman. Estoy muy emocionado de trabajar con Paul Reubens, un extraordinario y revolucionario actor y escritor. Es genial verlo volver con tanta relevancia.”



Esto del “regreso” tiene que ver con el hecho de que Reubens estuvo implicado en 1991 con un caso de exhibicionismo que lo enterró un poco en términos comerciales, lo cual es una pena, ya que nos hemos visto con varios años de desaparición de su figura en los grandes medios. Pero ya saben cómo es esto de los regresos: de a poco empezó a participar en diferentes proyectos sin recurrir a un personaje que casi terminó detestando, hasta llegar a la actualidad, en donde los recientes shows que ofreció en teatros de Broadway volvieron a poner al personaje en escena, sumado a la lista de fanáticos que nunca dejaron de tener en cuenta al personaje. El propio Reubens declaró con respecot al interés de Apatow por la película:




“No hay nadie como Judd en este negocio. Ama la comedia con emoción y corazón, y ve lo que hacemos como arte, no puedo creer que tenga esta oportunidad de trabajar con él.”



El regreso de Pee-Wee herman podría sumarse a la multitud de íconos ochentosos que nos invade en la actualidad, aunque me parece un poco exagerada esta afirmación de mi parte: habría que revisar, en verdad, cómo funciona este movimiento retroactivo del show business y la cultura en general que s eha daado con tanta fuerza en los últimos diez años.
























MARÍA ELENA RAMOS

MARÍA ELENA RAMOS

La investigadora lamenta la politización de la cultura
"Al país le están quitando los símbolos de orgullo"
La ex directora del Museo de Bellas Artes denuncia que desde 2001 el Gobierno lleva a cabo el desmontaje de las instituciones culturales porque son un logro de los 40 años de democracia. A pesar de la falta de público en sus salas, cree que los museos tienen dolientes


Por Carmen Victoria Mendez



En 2001, María Elena Ramos tenía 12 años al frente del Museo de Bellas Artes y preparaba una exposición en la que artistas contemporáneos reinterpretaban el legado de los egipcios a partir de las piezas de esa civilización que la institución atesoraba en sus bóvedas. También había logrado que se aprobaran los recursos para hacer un trabajo de refacción al edificio. Sin embargo, ninguno de los planes se concretó, pues la suya fue una de las 18 cabezas que cortó la revolución cultural. Una década después analiza lo ocurrido como el primer paso de un proceso que pretende acabar con los museos y con el resto de la plataforma cultural del país, el cual llama a detener.


—Usted hizo pública la tesis de que el Gobierno necesita acabar con la institucionalidad cultural por razones políticas, ¿en qué se basa esa teoría?—En 2001, el viceministro Manuel Espinoza demostró que venía con una clara intención de iniciar el desmontaje institucional y anunció la revolución cultural. Ese primer paso fue un punto de quiebre. Lejos de ser lo que algunos pensaron, simplemente la sustitución de unos directivos por otros, era el comienzo de la entrada de manera violenta a una institucionalidad cultural que había sido cuidada con amoroso celo durante años por gente que no estaba asociada al poder ni a la política, sino que eran especialistas en el medio. Esa revolución cultural sentó las bases y luego se fueron dando progresivos pasos hacia una decadencia de los museos, profundizados por Farruco Sesto, como la arremetida en contra de los curadores. Se implantó la visión de que los especialistas de los museos era gente elitesca; en 2004, los museos dejaron de existir como fundaciones del Estado y perdieron su autonomía con la creación de la Fundación Museos Nacionales. Paulatinamente, se eliminaron atribuciones, se desdibujaron sus perfiles y se descuidó la infraestructura.


—¿Más que un desmontaje, la crisis no tendrá que ver con la incapacidad de las autoridades para entender la dinámica de esas instituciones?—Hay una tendencia en la oposición a pensar que este es un gobierno muy ineficiente. Creo que eso hay que analizarlo y matizarlo. Es ineficiente en muchos aspectos concretos y circunstanciales, pero ha sido muy eficaz en su proceso de desmontaje de la institucionalidad del país, la que venía de eso que ellos llaman cuarta república, en función del deseo de instaurar otra institucionalidad. El desmontaje no es una cosa que haya inventado el chavismo. Si te pones a buscar en los libros y en el pensamiento marxista y estalinista, el concepto de desmontaje surge de una necesidad de producir otro modo de vida político. Si uno revisa los textos de Antonio Gramsci sobre la necesidad de ridiculizar, denigrar y marginar moralmente a intelectuales que no apoyen la revolución, te encuentras una cantidad de explicaciones que dan cuenta de lo que se está viviendo en las instituciones del país, incluyendo las de la cultura. Una muestra de ello es lo que ocurrió en Pdvsa con la meritocracia. Lo que quiero decir es que la crisis de los museos hay que verla por una parte como la situación de un mundo cultural especializado, pero por otra está absolutamente insertada dentro de un proyecto macro nacional.

"Se da la triste paradoja que quien inició el desmontaje, Manuel Espinoza, es el fundador de la Galería de Arte Nacional"


—De ser esa la intención del Gobierno, ¿no habría mandado a cerrar los museos de una vez en 2001?—Si no hubieran tenido el origen democrático de unas elecciones, quizá hubieran podido hacerlo. Por otro lado, ha habido mucha protesta en el sector, que se ha movido para frenar arbitrariedades como el traslado de las obras a un solo depósito en la Galería de Arte Nacional, aunque también hay que decir que el ministro escuchó las opiniones de varios peritos, que desaconsejaban esa medida. En pocos días conseguimos mil firmas y organizamos un foro con la Fundación Cabrujas en el Ateneo de Caracas, al que asistió mucha gente, a pesar de la lluvia. También se habla de la creación de un comité de usuarios. Los museos tienen muchos dolientes.


—¿Por qué el ensañamiento con los museos y no con el cine, por ejemplo, que ahora produce más películas que antes?—Los museos poseen una naturaleza objectual y espacial consolidada, además de la cantidad de logros y la respetabilidad que tenían, el orgullo de país que significaban. Eran una representación evidente de lo que había sido la calidad de esos horrendos 40 años de democracia. El desmontaje implica denigrar del que hizo un buen trabajo. No se trata sólo de destruir instituciones sino también de acabar con los prestigios personales, perseguir, intimidar, hacer que la gente actúe más por miedo que con criterio profesional. Aunque parte del problema es que se han nombrado directores que no tienen la suficiente experiencia, también se ha dado el caso de personas con buena formación y trayectoria respetable en el campo museológico, que han sido lamentables como directores porque han asumido acríticamente el daño progresivo que se le ha hecho a los museos. Además, se da la triste paradoja de que quien inició el desmontaje, Manuel Espinoza, es el fundador de la Galería de Arte Nacional.


—¿Qué papel jugó la eliminación de los logos?—El desmontaje es también simbólico y por eso el golpe a los logos era clave. Al país le están quitando los símbolos de orgullo para crear una nueva situación que Gramsci llama "el momento constructivo o de montaje". Uno se pregunta cuándo estarán en condiciones de hacerlo, porque la revolución cubana tiene 50 años y todavía no ha pasado al momento constructivo. Ahí la pregunta es: ¿son eficientes para crear algo nuevo, alguna cosa sólida que valga la pena sobre los escombros de lo que están destruyendo? Creo que la civilización no se construye así. Siento que en lugar de ineficiencia hay un resentimiento profundo. El peligro de la politización de la cultura es que se va sustituyendo el talento y los valores por la adhesión política e ideológica y eso es muy grave, disminuye el capital social de un pueblo. Lo que nos queda es desmontar el desmontaje. Esa es una tarea para las personas que forman parte de la cultura, estén o no es las instituciones, los medios de comunicación y el público en general. Hay que detener la herida a la civilización, al país y a su desarrollo. Hay que abrir los ojos.


Salas vacías

María Elena Ramos cuenta que se ha acercado algunos domingos al Museo de Bellas Artes y lo ha encontrado cerrado porque no hay suficientes empleados de guardia. "Esas son maneras de decirle progresivamente a la comunidad: este museo no está funcionando. Eso entronca directamente con una de las crisis que se ha dado desde el principio, que es la de los públicos. El público ha dejado de ir a los museos. Perdieron las audiencias acostumbradas a lo largo de los años, y no ganaron público nuevo. Yo tenía, sinceramente, la suposición —no voy a decir esperanza— de que un gobierno que se autoproclama de interés social iba a hacer un esfuerzo por traer visitantes de todos los sectores, pero no lo hizo".



ERNESTO MARENCO

ERNESTO MARENCO

Oye Carlos,
aqui te mando mi pequeña Web...
le falta un chingo pero algo es algo decimos los calvos.
Si alguna imagen sirve para Rasgadodeboca cuenta con ella

















LA FUGACIDAD DEL INSTANTE

LA FUGACIDAD DEL INSTANTE
RaKel Delgado


click.... clack

click... clack

click... (silencio)


Me detuve un instante.

Tragué un grano de arena

para retener un segundo,

quería saborear el tacto

de la noche,

perderme en aquellos estremecimientos

incomprensibles

entre caricias y besos


click... clack

click ... clack

click... (silencio)


Tragué un nuevo grano de arena

para extender el momento,

robarle tiempo al tiempo

sin presente

pero siendo

click... clack

click... clack

click... (silencio)

la fugacidad del instante

me dilata

sin embargo...


cliack...clack

click... clack

click... (silencio)




29.1.11

BAD BARBY



BARBIE ESCANDALO
Episodios escandalosos de la muñeca Barbie

La muñeca, creada hace más de 50 años por Ruth Handler, es uno de los juguetes más exitosos y polémicos de todos los tiempos.
Este año, Mattel lanzó a la venta la Barbie Video Girl, un juguete capaz de grabar hasta 30 minutos de video mediante una cámara colocada en el pecho de la misma. Además, ésta posee una pequeña pantalla de 2.5 centímetros en la espalda, la cual permite ver los videos capturados por la muñeca.


La chica de cabello rubio y ojos azules, viste pantalón mezclilla entubado, blusa rosa y una chamarra con gorro y estampado tipo zebra, y ha sido catalogada por el Federal Bureau of Investigation, FBI, de Estados Unidos, como un posible método para producir pornografía infantil, menciona la alerta emitida por el FBI.
La muñeca, recomendada para mayores de seis años, tiene un costo de mil 99 pesos, mientras que en el sitio olx.com.mx, se remata por 850 pesos.
El sitio oficial de Barbie muestra todo lo que se puede realizar con la nueva propuesta. Asimismo, es posible descargar un software para editar videos y ver diferentes imágenes recopiladas por Barbie Video Girl.


Este no es el único caso en que la muñeca se ha visto envuelta en escándalos. En el 2009, salió a la venta la Barbie con tatuajes. La muñeca venía acompañada con calcomanías para aplicarlas sobre la piel de las niñas y de Barbie.


Ésta fue considerada como una mala influencia, ya que “daña el autoestima de muchas niñas y pone en duda su belleza”, mencionó en ese entonces el gobernador del estado de Virginia, Estados Unidos, Jeff Eldrige, destaca una nota de El Universal.


La muñeca Barbie tiene un costo de por lo menos 150 pesos en tiendas departamentales; sin embargo, a principios de este año, la cadena Wallmart disminuyó el precio de las Barbies de raza negra en un 50 por ciento
Mientras que la barbie de tez blanca tenía un precio de 5.93 dólares en las tiendas Wallmart de Estados Unidos, la muñeca Teressa, de raza negra, costaba sólo tres , señala el sitio sipse.com.

La cadena comercial dio a conocer que la diferencia de precios se debió a la necesidad de dar salida al stock y no a una medida racista.



En Argentina, miembros de la Brother Ad School de Buenos Aires, crearon un calendario de Barbie al desnudo.
El calendario causó gran polémica al señalar que podía promover pornografía



En 1975 salió al mercado, Skipper Grow up. Esta muñeca, hermana de Barbie, podía hacer crecer su busto hasta dos centímetros con tan sólo mover su brazo.

En 1992, Mattel lanzó a la venta Teen Talk Barbie. La muñeca estaba capacitada para decir cuatro frases: ¿Tendremos alguna vez suficiente ropa? ¡Me encanta ir de compras! ¿Quieres tener una fiesta de pizza?

La muñeca también solía decir “Math class is tough” (las matemáticas son difíciles), por lo cual la Asociación Estadounidense de Mujeres Universitarias criticó tal situación y la compañía anunció que Barbie no volvería a decir dicha frase




En 1997, apareció la Barbie Oreo, una muñeca de raza negra ataviada con traje color azul y bolso en forma de galleta. La comunidad afroamericana se quejó al señalar que ésta representaba el slogan de la galleta “Negro por fuera, balnco por dentro


La amiga de Barbie, Midge, estuvo embarazada. Hace algunos años, salió al mercado esta propuesta que incluía un bebé en el vientre

La película “Los Pájaros” de Alfred Hitchcock obtuvo gran éxito, en 1963. En 2008, Mattel lanzó a la venta “The Birds Barbie”, una muñeca que conmemoraba a la película y representaba al personaje “Tippi Hedren”, menciona el blog wanlinksniper. La muñeca fue criticada por cinéfilos de todo el mundo.



La compañía de juguetes sacó a la venta la Barbie Geek, una ingeniera informática que viste con mallas negras y blusa verde. La muñeca causó opiniones encontradas entre el público relacionado con el mundo de la informática



BAD BARBY
La artista de Ontario, Mariel Clayton, no es la primera que denuncia los efectos negativos de Barbie en la sociedad y definitivamente no será la última.
Pero ella podría ser la más espantosa.
Su arte cuenta con Barbie en innumerables situaciones que pondrían a Mattel en un manojo de nervios.
El sexo, la servidumbre, el suicidio, el asesinato - todo está ahí, en cada pequeño detalle.